Los pescados grasos como el salmón ayudan a controlar el asma en los niños

VIDA & SALUD

 Las personas que consumen pescados grasos como el salmón, la trucha o las sardinas mejoran las funciones de sus pulmones después de seis meses.

El estudio se desarrolló en Grecia con 64 niños de entre 5 y 12 años. La mitad de ellos comieron dos veces a la semana una ración de pescados grasos de, por lo menos, 150 gramos. Seis meses después, esos niños que habían seguido la dieta mediterránea habían reducido la inflamación de sus bronquios.

En un comunicado que recoge el digital australiano News, la directora de la investigación, Maria Papamichael, señala que “ahora tenemos la prueba de quees posible controlar los síntomas del asma a través de la comida saludable”.

Mientras, otra investigadora, Catherine Itsiopoulos, cree que “seguir la dieta mediterránea, que es rica en alimentos de origen vegetal y pescados grasos, podría ser una fórmula sencilla, segura y eficaz de reducir los síntomas del asma en los niños”.

Fuente: ACV