Un festival para honrar la memoria y el legado de Alfredo Sadel

ÚLTIMA HORA

“Nunca me iré de tu vida, ni tú de mi corazón. Aunque por otros caminos nos lleve el destino que importa a los dos”, cantaba Alfredo Sadel en “Desesperanza”, el bolero compuesto por María Luisa Escobar que internacionalmente dio a conocer el llamado “tenor favorito de Venezuela”.

El 28 de junio de 1989 moría Manuel Alfredo Sánchez Luna, a los 59 años de edad, luego de batallar contra un cáncer de huesos. Pero sus canciones, más de de 2.000 recogidas en cerca de 200 discos de 78 RPM y unos 130 larga duración editados en diversos países, permanecen en la memoria de un país que lo recuerda como uno de sus más extraordinarios artistas y demócratas.

Para honrar su legado y conmemorar las tres décadas de su fallecimiento, Guataca Producciones y Alfredo Sánchez, hijo del cantante, celebran La Venezuela de Sadel, primer festival dedicado al cantante. Un encuentro que busca resaltar tanto al artista como al hombre comprometido con su país.

Leer más en: EN