Por qué los dependientes de Victoria’s Secret no pueden hacer nada si roban en sus tiendas

CURIOSIDADES

La historia de la creación de Victoria’s Secret es sin duda una de las más curiosas del mundo. Roy Raymond, estudiante de Stanford, vivía en San Francisco a mediados de los años 70, y como le sucedía a muchos otros hombres, le daba vergüenza comprar lencería femenina para su pareja. Fue así como se le ocurrió abrir una tienda a la que pudieran acudir todos los maridos y novios del mundo sin tener que bajar la cabeza al entrar por la puerta. Lo más curioso es que unos años después, completamente endeudado, se suicidó desde el Golden Gate.

A día de hoy Victoria’s Secret es una marca que no necesita presentación, y algunas de las modelos más famosas y cotizadas de la actualidad desfilan para ella. Tienen hasta su propio título: “Los ángeles de Victoria”. Adriana Lima, Alessandra Ambrosio, Miranda Kerr o Gigi Hadid se enfundan sus alasy todo el mundo está pendiente de cómo caminan y de la ropa que llevan cuando lo hacen, ya sea desfilando o grabando un video de Bruno Mars.

Pero no solo es interesante la historia de su creación, sino el hecho de los robos documentados en las diferentes tiendas. Se encuentran a la orden del día en Estados Unidos. Los empleados de las tiendas suelen decirlo: “Cuando llegué y vi que robaban me sorprendí, ahora es como, anda, mira, otro lunes”.

Y lo más curioso de todo no es el hecho de que muchos ladrones elijan Victoria’s Secret como lugar donde desvalijar (¿en serio? En Estados Unidos la ropa interior no es tan cara), Sino que los empleados no pueden hacer nada al respecto  La tienda tiene una política muy estricta con la que se les instruye para que no acusen, se acerquen o discutan con los ladrones.

De hecho, en caso, por ejemplo, de que decidieran perseguir a un ladrón que acaba de robar en una tienda podrían acabar siendo despedidos. 

Fuente: ACV