El chavismo y la santería: Su arma más eficaz para mantenerse en el poder

CURIOSIDADES

Brujería, santería, espiritismo, masonería y rituales son solo algunas de las medidas desarrolladas por Chávez, incluso en el mismo Palacio de Miraflores (despacho oficial del presidente). Éste incluso mantenía una relación muy estrecha con la vidente Cristina Marksman, hermana de su amante Herma Marksman, quien le habría asegurado a un joven Chávez que antes de los 60 años se enfermaría gravemente y moriría.

Chávez compartía cartas para trabajos esotéricos con Marksman incluso antes de llegar al poder, éste le mandaba dinero a cambio de favores religiosos. Sin embargo, el Comandante no era el único que practicaba estos ritos satánicos; estos se extendieron a funcionarios y ministros oficialistas.

Uno de estos, y a pesar de jurar ser Cristiano-Católico, el presidente de la República, Nicolás Maduro, es fiel seguidor del popular líder hindú, Sathya Sai Baba. Maduro habría recibido la “bendición” del mismo para suceder a Hugo Chávez.

Durante la gestión de Chávez en Venezuela, la santería agarró fuerza en un pueblo cuya creencia predominante era la católica. De hecho, las tumbas del Cementerio General del Sur empezaron a ser profanadas por delincuentes para robar los huesos de los muertos y realizar sus actos de brujería con ellos.

Uno de los peores y más sorprendentes casos fue la profanación de los restos del Libertador, Simón Bolívar, en el Panteón Nacional, con la supuesta explicación de hacer una investigación sobre cómo murió Bolívar. Sin embargo, lo más probable es que solo haya sido una excusa para realizar un ritual espiritista.

Fuente: VAD