Transacciones en dólares ganan terreno en la economía venezolana

BANCA & FINANZAS

En plena Caracas, específicamente en el Bulevar de Sabana Grande, se vende y se compra en moneda extranjera. Los precios de los aparatos electrónicos son ofrecidos en dólares, cobrados en dólares y los vueltos también los dan en dólares.

Los teléfonos en las vitrinas de las tiendas en un centro comercial de la zona no tienen precios visibles; un empleado en la entrada del comercio tiene una hoja en sus manos con cada uno de los montos de los artefactos para responder a los posibles clientes.

Las máquinas detectoras de billetes falsos son fundamentales para agilizar el proceso de la venta en dólares; cuando un comprador se decide por el producto, encienden la máquina para verificar la legitimidad del dinero.

No solo las tiendas de tecnología cobran en dólares. Algunas zapaterías, también de Sabana Grande, piden moneda extranjera y las cuentas en algunos restaurantes tienen la referencia de precios en divisas.

El economista Luis Oliveros explicó que Venezuela continúa en un proceso de hiperinflación acelerado que obliga a los comerciantes comprar mercancía en dólares y asimismo venderla en moneda extranjera para proteger sus ganancias en una economía “atípica”.

Aunque la Ley del Banco Central de Venezuela (BCV) estipula que ofrecer bienes y servicios con referencia a una moneda extranjera no está expresamente prohibido en el país, el gobierno venezolano ha condenado esta práctica, sobre todo cuando la transacción se efectúa a una tasa no oficial.

Artículo 128 del BCV

Los pagos estipulados en monedas extranjeras se cancelan, salvo convención especial, con la entrega de lo equivalente en moneda de curso legal, al tipo de cambio corriente en el lugar de la fecha de pago.

Fuente: Lapatilla